sábado, 23 de abril de 2011

BUENOS AIRES: Las escuelas rurales recibieron dinero y últiles de Nación y provincia

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y el director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Mario Oporto, entregaron útiles escolares y material pedagógico y fondos para mantenimiento para escuelas rurales de Tandil y Azul.


El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y el director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Mario Oporto, entregaron útiles escolares y material pedagógico y fondos para mantenimiento para escuelas rurales Tandil y Azul.


Durante el encuentro se entregaron "subsidios por $2.000 para el fondo de mantenimiento de cada escuela, y todas recibieron además kits de útiles escolares y algunas escuelas secundarias también se vieron beneficiadas con libros de texto", se informó.


"Que ningún chico deje de ser educado en cualquier lugar geográfico donde haya nacido y en cualquier clase social a la que pertenezca", destacó Oporto durante la ceremonia realizada en la Escuela de Educación Primaria N° 27 “Juana Manso”, de Azul.


Ante directivos y docentes de los establecimientos beneficiados, Sileoni destacó “el agradecimiento y la alegría de los directivos de las escuelas ante la llegada de un subsidio para mantener y mejorar los edificios escolares rurales”, al tiempo que indicó que “no es más ni menos que el deber del Estado”.


Durante el acto llevado a cabo en Azul, las escuelas beneficiadas recibieron recursos –en concepto de Fondo de Mantenimiento- que utilizarán para tareas como reposición de vidrios, cambio de luces y arreglos menores. También se entregaron kits individuales de útiles escolares para alumnos de jardines de infantes y de escuelas primarias y secundarias, todos de zonas rurales, y para el trabajo diario en las aulas.


A su turno, el Director General de Cultura y Educación provincial dijo que “entre los problemas que tiene el sistema en cuanto a la igualdad y la inclusión está, por un lado, el de educar en la pobreza extrema en los grandes centros urbanos; y, por otro, el aislamiento, las grandes extensiones y las distancias en el ámbito rural, que hacen que sea un desafío para nosotros que ningún chico deje de ser educado en cualquier lugar geográfico donde haya nacido y en cualquier clase social a la que pertenezca”.


El PROMER, que este año alcanza a los más de 3.400 de servicios educativos que funcionan en el ámbito rural del territorio de la Provincia de Buenos Aires, financia proyectos de capacitación docente junto a la producción, edición e impresión de materiales de desarrollo curricular; pequeñas obras de infraestructura y mejoramiento de servicios básicos como energía eléctrica y agua; y equipamiento como bibliotecas, videotecas, útiles escolares, laboratorios, juegotecas y sets multimedia-informático.